Críticas/ opiniones sobre el teatro de Luis Sáez

“Monos con navaja”, “Rebatibles”, “Venecia” y “Rojos globos rojos”, desde su arrinconada especificidad, no sólo trabajan mediatamente con esa “miseria nacional”, sino que apuntan a conjurar la obscena letanía que los compatriotas practicamos, cada vez más, y que ya nos define y vamos pedaleando resignados, entre otros “disfrutes”.
Sagaces teatristas de la política –entendida como teoría de la ciudad– desentrañan a un país anfibio que, equívocamente, participa de lo más cariado de América latina y de las vetustas noches locas de la capital de los franceses.


David Viñas
Página 12


Teatro de las orillas y las voces ocultas donde la clase media, empujada por la paranoia, llega hasta los límites del absurdo, Monos con Navaja encarna en la jerga violenta de los bajos fondos urbanos la fantasía más delirante y oscura de una sociedad montada en la lógica del asalto, la violencia y la mano dura.


Cecilia Sosa
Suplemento Radar, Página 12

La idea  de "Monos con Navaja" es muy interesante y cada uno de los personajes posee una riqueza particular. En varios momentos, el autor sorprende con reacciones inesperadas y esto hace que esos seres tengan una humanidad que conmoverá al espectador.
Una intensa propuesta para inaugurar una nueva sala, el Teatro del Artefacto.

Carlos Pacheco/ La Nación

“Esta obra de Luis Saez se enfrenta, desde un neogrotesco delirante, al problema de la desocupación y la violencia. Con marcado humor negro en su anécdota de loca autoprotección elaborada por un panadero asaltado varias veces, Saez alerta sobre el riesgo de caer en la selva humana. La puesta aceita el mecanismo con habilidad, aunque cierta linealidad atempera la opresiva concepción del autor. No obstante, la comedia ácida y un poco delirante estremece con los buenos oficios del elenco”


Lusi Mazas/ Revista 23


La inseguridad, la pobreza y la desconfianza ante elprójimo parecieran presentarse como símbolos que identifican cada vez más a la sociedad de hoy. Esta es la realidad que reproduce y dramatiza Monos con Navaja, una obra de Luis Sáez, dirigida por Justo Gisbert, en una aguda crítica a la recurrente filosofía del “sálvese quien pueda”.


Érika Grinberg / BAE

La producción de Luis Sáez ha sido distinguida desde fines de la década del 80 con menciones y premios nacionales, iberoamericanos e internacionales. En este caso se trata de una obra de personajes perfectamente delineados, muy fuertes, y muy distintos uno del otro, a través de situaciones jugadas a fondo, ahonda en las miserias humanas y hasta hay un resquicio para el humor. 


Susana del Vecchio/ Crítica Abierta

Las rencillas y rencores motivados por el horror a lo desconocido se imponen en Camellos, pieza de Luis Sáez, con la necesidad de señalar un estado de cosas que debe ser modificado con urgencia.
Cecilia Hopkins
Página 12


Luis Saez es uno de los más interesantes autores aparecidos en la década del 90. Las obras de Saez nunca dejan indiferente a quien las conoce. En principio, porque están cargadas de teatralidad; pasan cosas y merecen subir al escenario. Además, por el humor corrosivo con que Sáez mira la realidad y la poetiza. Y por último, por la originalidad de su estilo.


Roberto Tito Cossa.

El teatro de Luis Saez echa una mirada crítica sobre la sociedad, sobre la naturaleza de las relaciones entre los hombres. El sarcasmo y la parodia son sus temas. Los personajes de Sáez están inmersos en un mundo desgarrado del cual –y ése es su mayor acierto- ellos mismos son responsables. Las víctimas dejan de ser inocentes y los inocentes, víctimas. Sáez tiene la inteligencia de insertar bellamente en nuestro tiempo un universo de ambigüedad y culpas repartidas, que revela el peso brumador del mundo que vivimos.


Bernardo Carey

¿Por qué razón el estupendo Luis Saez iba a escribir como Neil Simond?
Su teatro es de marginados que transitan pequeñísimas situaciones intrascendentes tratando de sacudirse el trágico yugo que la globalización les ha volcado encima.


Julio Ordano

“Es un acierto del Teatro del Pueblo la elección de una pieza de Luis Saez para su programación. Valioso dramaturgo de la nueva generación, sus obras evidencian ciertas constantes: por un lado, una fuerte matriz realista cruzada con desviaciones deformantes que apuntan tanto a la expresión de la violencia como a la señalización de lo teatral –expresionismo, sainete, grotesco-; por otro, el anclaje en los lenguajes de la cultura popular y la cotidianeidad a partir de un trabajo de observación y reelaboración estética, campo de trabajo que tal vez defina lo más interesante de su creación..."


Jorge Dubatti

Durante los años 90, la producción de Luis Saez ha sido reconocida con diversos premios nacionales e iberoamericanos. Dueño de una dramaturgia en general dominada por personajes duros, cuyas vidas parecen atrapadas por un mundo marginal, Sáez presenta “Camellos”, un espectáculo sumamente potente que da buenas muestras de por dónde pasa el nuevo teatro argentino.


Carlos Pacheco

"Con la mano de Dios apunta de entrada al delirio. Gamarra, un casi linyera que vive al lado de la ruta, está convencido que por ese camino está por pasar Maradona. El proyecto de su vida es sacarse una foto con el astro, conquista que lo sacará definitivamente de la miseria y la marginación. Pero la obra avanza hacia situaciones cada vez más absurdas, rodea el disparate e, invitablemente, termina en tragedia (...) Una buena idea editorial. La reunión de tres dramaturgos entre los más representativos de una estética que sigue viva en el teatro argentino.


Roberto Tito Cossa
(Prólogo a TEATRO ARGENTINO- ZONA DE OBRAS,
Teatro de Daniel Dalmaroni, Luis Saez y Pablo Albarello)

"El autor incursiona con sus personajes en la disolución de la vida ante las mentiras y verdades que sostienen sus vidas miserables y abre una constelación de valor individual de cada personaje con un sentido utópico y un deseo de aniquilamiento mutuo en presencia de la fe..."
Cristina Quiroga


Estudio Crítico a Teatro de Luis Sáez, Ediciones CCC
.

Es un honor para nosotros iniciar esta colección con la producción dramática de un excelente artista, Luis Sáez, de extensa trayectoria en la post dictadura y multipremiado autor de piezas fundamentales en la historia de nuestra escena, como las incluídas en este volumen.


Jorge Dubatti 
Prólogo a Saratoga Box, Kamikaze y otros textos de Luis Sáez .
Ediciones CCC - 2013


Entre gatos muertos, la bella desnudez de una mujer, vínculos rotos y traumas insolubles se revelan las historias aparentemente autónomas de los tres personajes de “Gato en tu balcón”. Cada uno de ellos comunica fragmentos de sus infortunios, rencores, secretos, deseos y culpas que, curiosamente, enlazan sentencias repetidas hasta dar forma a una sola historia circular atravesada por el dolor y la poesía: la poesía de lo paradojal, la poesía de la existencia y, sobre todo, la poesía del texto: “El secreto que los une, los separa” dice Soares, en el intento de interpretar el pacto silencioso que establecen un hombre que mira a una mujer desnuda y a esa mujer desnuda que busca ser mirada por el hombre....

Laura Massolo - Escritora

El dramaturgo Luis Saez es autor de una atractiva colección de piezas de distinto tipo - el absurdo en "Camellos" y "Saratoga Box", el humor desatado y referencial en "Monos con Navaja"- aunque en este caso incurre en algunas oscuridades llamativas, tanto en el relato como en lo conceptual. 

Héctor Puyó - Télam (A propósito de "Mísero Bufo")

Tres criaturas sumamente desangeladas se cruzan en escena con la intención de develar algunos aspectos de sus vidas oscuras. Seres solitarios, conflictuados. En general, en la dramaturgia de Luis Sáez, los personajes poseen un costado intrigante y sus historias exponen una complejidad que no resultará sencillo reconocer a primera vista.

Carlos Pacheco - La Nación (A propósito de "Gato en tu Balcón")

De allí a suponer una historia circular hay un solo paso, que el dramaturgo Saez maneja con verdadera pericia, con un equilibrio que no tenía en otras obras de su extensa y variada trayectoria -hay que pensar en "Camellos", "Saratoga Box" y la cítrica "Monos con navaja"- porque aquí no busca la risa directa aunque hay momentos verdaderamente jocosos e inteligentes, como el intercambio de roles segun quien tenga la pipa, o la presentación de un personaje que se presenta como vendedor de Biblias, el segundo del teatro argentino después de "He visto a Dios".

Héctor puyó -Télam (A propósito de "Gato en tu balcón")